12 de març 2013

LOS TRES PRINCIPIOS DE LA VIDA

Hace poco leí un artículo sobre un neurocirujano, Eben Alexander, que había sufrido un accidente cerebral. Después de varias horas en coma, del cual pensaban que ya no se recuperaría, contra pronóstico, despertó. Y explicó que había estado en un lugar en el cual se sintió tan bien, con tanto sentido, que a partir de ese momento su vida cambió y ya no existió ni la angustia, ni la desesperación. Todo fue, a partir de entonces, esperanza. 
Los tres principios que fueron la base para su cambio, para ver que la vida es una alegría y que hay que vivirla, son: 

-Eres querido, te apreciamos y te queremos, seas como seas. 
-No temas equivocarte, aquí no te vamos a juzgar, sea cual sea el camino que has seguido, las decisiones que has debido tomar.
-Nadie va a acerte hacerte daño, no temas, nadie te quiere mal. Te queremos.

Después de leer esta entrevista con él, realmente pensé: es cierto, estas son las tres cosas que más angustian a un ser vivo, a una persona: equivocarse, no ser querido, ser dañado. Son los tres principios de la vida, en verdad. Hagámoslos nuestros, compartámolos y expandámolos, ¡es la vida! No juzguemos, amemos y seamos tolerantes. Ya lo dijo alguien...ama al prójimo como a tí mismo.