19 d’abr. 2013

LA NAYADE

Las náyades son espíritus de aguas dulces. Son suaves, criaturas delicadas que sienten una extraña querencia por los humanos, a los cuales consuelan y alivian de las durezas de la vida terrenal. El agua, como todos sabemos, es blandita y nos acaricia, relaja y tranquiliza. 
Aunque también hay náyades que se enfadan si los humanos se meten en sus remansos...pero no suele ser normal. Acostumbran a ser agradables...
La náyade es la influencia positiva que nos orientará. Es alguien que nos escucha, nos ofrece opciones, dualidad de criterios. Espíritu calmo, mágicas soledades también de los entretiempos de amaneceres y atardeceres, esas horas en las que los velos entremundos se hacen más tenues.