15 d’abr. 2013

LA SILFIDE

Espíritu etéreo de los aires...bellísima criatura que vuela, imperceptible, entre los bosques, sobre los campos...el más ligero miembro del pueblo de las Hadas. La Sílfide es la ligereza, la liviana esencia espiritual. De ella emanan los principios que pueden ser visualizados por las criaturas sensibles: la luz, los colores, la ligera música de las esferas, los olores a musgo y a humedad, el tacto de las rocas. 
Influencias sutiles, detectan a las almas sencillas y ricas y revolotean a su alrededor. Sugieren, susurran, apenas influyen en la materia; pero acarician almas y consuelan sinsabores. Acarician. Adormecen, con su suave canturreo aéreo. Las encontrarás en las brisas de la tarde, especialmente.